LOMI-LOMI: MASAJE HAWAINO

Publicado por: Armonía y Salud . En: Actualidad El: 15/04/2016 Comentario: 0

Presentado como uno de las últimas tendencias en masajes relajantes y exóticos, el Lomi-Lomi tiene su origen en los antiguos sanadores hawaianos, que a través de la filosofía Huna, trataban el cuerpo y la mente. Este masaje tradicional combina el trabajo del terapeuta y la aromaterapia.

Presentado como uno de las últimas tendencias en masajes relajantes y exóticos, el Lomi-Lomi tiene su origen en los antiguos sanadores hawaianos, que a través de la filosofía Huna, trataban el cuerpo y la mente. Este masaje tradicional combina el trabajo del terapeuta y la aromaterapia.

El terapeuta trabaja casi exclusivamente con los antebrazos, creando ondas expansivas sobre el cuerpo que son a la vez relajantes y vigorizantes.

El Lomi-Lomi es una de las formas más profundas que existen de masajear el cuerpo y su objetivo es conseguir la armonía total trabajando todos los músculos y facilitando el paso de los fluidos energéticos.

Es altamente recomendado para prevenir la tensión corporal, eliminar el stress, la depresión y estimular la circulación linfática, tonificando los músculos y movilizando las articulaciones. Una terapia que trata al mismo tiempo el nivel físico, emocional, mental y espiritual del ser humano, logrando una intensa relajación.

LA FILOSOFIA HUNA.

Para entender la profundidad del masaje Lomi-Lomi, es necesario entender la filosofía hawaiana llamada Huna y como esta se relaciona con el funcionamiento del cuerpo y la curación. Una afirmación esencial del Huna es que todo busca armonía y amor. ¿Pero cómo se relaciona esto con el masaje? El Lomi-Lomi trabaja sutil pero profundamente en los músculos con continuas y fluidas caricias-masaje, que nutren el cuerpo permitiéndole relajarse y entregarse al que las recibe. Es por eso que aunque la técnica sea una parte importante del masaje, mucho del trabajo es realizado por el amor que pone el practicante en el paciente, el cual se canaliza a través de sus manos y su corazón.

En Huna, se cree que los pensamientos negativos, así como los malos recuerdos, hacen que el cuerpo pierda las pautas de comportamiento que lo armonizan con su entorno. La perdida de la armonía y de la falta de amor provoca stress y afectan al cuerpo con diversas enfermedades. El objetivo del Lomi-Lomi, por lo tanto, es restaurar la armonía del cuerpo y hacer que el cuerpo sepa que es amado.

Este fluir de energía, acompañado de continuos masajes, relaja al paciente por completo, ayudándole a liberar viejos pensamientos, patrones de comportamiento que le causan limitaciones y que están almacenados en las células de su cuerpo. La gente en general cree que todas estas creencias, recuerdos dolorosos y pensamientos están en nuestra programación mental, pero esta filosofía afirma que en realidad están en nuestro cuerpo.

Los hawaianos miden las cosas en términos de energía y creen que una idea o pensamiento puede bloquear el fluir de esa energía así como lo hace una tensión muscular. El masaje Lomi-Lomi no es solo una experiencia física, sino que llega también a nivel mental, emocional y espiritual. Cuando se cura uno de estos niveles los demás también resultan afectados. La enfermedad es una estado de tensión que bloquea el natural fluir de la energía y el

Lomi-Lomi ayuda a liberar este camino hacia la curación. En el nivel físico se libera stress y tensión, además de estimular la eliminación de toxinas.

Dado que el practicante trabaja intuitivamente, un masaje por ser lento y muy relajante en algunas ocasiones o más rápido, energizante y vigorosa en otras. Muchas veces mientras se siente la liberación muscular también se liberan las emociones y pensamientos negativos y los efectos curativos del masaje pueden continuar tiempo después de realizado. El masaje puede ser practicado por una o dos personas que trabajan a la vez. La experiencia de recibir Lomi-Lomi de dos practicantes tiende a llevar al paciente a un nivel mucho más profundo de relajación, ya que resulta imposible focalizarse en las cuatro manos que trabajan distintas partes del cuerpo.

La filosofía hawaiana transmite conceptos profundos, tal como podemos apreciar en su típico saludo “Aloha”. Aloha es mucho más que hola y adiós. Su significado más profundo es “el alegre compartir de la energía vital en el presente”. Y esta es una de las claves del Lomi-Lomi: celebrar, amar y nutrir el cuerpo de otro como si fuera el propio.

Para la filosofía hawaiana, el amor no solo se refiere al gusto, afecto o pasión por alguien o por algo, sino que incluye la tolerancia, la aceptación, la apreciación, el respeto, la compasión, el no juzgar y el perdón, entre otros conceptos.

Varios profesionales que aprendieron esta filosofía experimentaron una profunda transformación personal. Sin duda, una técnica interesante para aplicar en los pacientes y, porque no, para sumarla a nuestra vida cotidiana.

Comprar kit Caña de Bambú

Ver Categoria Minerales y terapias

Comentarios

Deje su comentario